Friday, June 30, 2006

la culpa


El equipo es eliminado por penales, caen las lágrimas y los abrazos de consuelo, mañana temprano sale el avión de vuelta, la próxima semana el mal ejecutante tomará mate junto a la nona, o se encontrará en playas paradisíacas, por al menos diez días. Pero, mientras se encuentre distendiéndose entre terceros, quizás baje el mentón, observe el suelo y así en altas velocidades repase el yerro, su mujer entonces se acercará y le dirá, qué pasa amor, no nada querida, responderá entonces, tratando de disimular el trago amargo de la culpa, aunque agudo y punzante, es, desde luego, llevadero.
Aunque inútil, inevitablemente pensará, “si quizás le hubiese dado recto y fuerte entonces…..” pero antes de terminar la frase, se ruborizará ante tan ingenuo examen, pues el evento ya está decidido.
Siempre nuestro héroe de la desdicha, tuvo ocurrencias parecidas, pues, cuando pequeño pasaba que al recibir un dinero modesto para almorzar en el colegio, su vista quedaba inundada entre tantas opciones: chocolates, galletas, gomitas, sándwiches, empanadas, chicles, pasteles de fábricas y artesanales, todo apetecía en cierto modo, las infinitas posibilidades abrumaban el ánimo del niño hambriento luego de las rutinarias lecciones de matemáticas y biología. La elección fue siempre sólo una, y así se almorzaba el infante algo disgustado, pues solía pensar que en cierta medida erró en su opción, que la barra de chocolate y la jalea, no era mejor que el sándwich de ave, en medio de esto suena el timbre y hay que volver a clases.
Palabra de fútbol

Andrés Vidal

1 Comments:

Anonymous JC said...

http://www.clarin.com/diario/2006/06/30/um/m-01225669.htm

9:26 PM  

Post a Comment

<< Home